viernes, abril 2

Un paseo por el Occidente Asturiano

La Costa Occidental Asturiana, se extiende desde Cudillero hasta la frontera con Galicia, un paraíso del que merece la pena disfrutar...Cadavedo, Cabo Busto, la Reserva Natural de Barayo, Luarca, Navia, La Caridad, Tapia de Casariego...si aún no la has visitado, desde aquí vamos a dar un paseo por ella...



Entre los concejos de Cudillero y Valdés, abarcando prácticamente sus costas, se encuentra una franja de territorio de 35 km. de longitud y de 1 a 3 km. de anchura de paisaje protegido. Una zona con numerosas playas y magnificos acantilados de gran belleza.


Cudillero

Nos encontramos con un pueblo pesquero, tiene sus casas escalonadas en unas empinadas laderas, con sus estrechas callejuelas y su puerto, uno de los principales puertos pesqueros de la Costa Cantábrica. En esta villa marinera hallamos: la Iglesia Parroquial de San Pedro del siglo XVI, de estilo gótico; la Capilla del Humilladero del XIII, el edificio más antiguo de la villa; el Ayuntamiento, ubicado en la que fue fortaleza de los Señores feudales de Omaña. Dando un paseo por el puerto se llega hasta el faro, desde el que se divisan unas bonitas vistas. Subiendo desde Cudillero hacia El Pito, se encuentra el Palacio de los Selgas, edificado según el modelo de Versalles.

Durante la Edad Media la villa era conocida como "Codillero", dividida en dos barrios: "Cai" o parte alta, habitada por los Caizos y el de "Cuideiron" o parte baja junto al puerto, habitada por los Pixuetos. Sufrió de los "Señorios", entre ellos el de Omaña, quienes cobraban abusivos diezmos y cada barco fondeado tras la faena debía reservar la mejor pieza.


Puerto de Vega

Al este de la capital de Navia se encuentra Puerto de Vega. Fue nombrado "Pueblo Ejemplar de Asturias" en 1995 y pueblo más bonito en 1998. Antiguamente fue un importante puerto pesquero y ballenero, hoy en día queda aún una pequeña flota pesquera y es un importante destino turístico del occidente asturiano. En el entorno del puerto se puede visitar el Paseo de Baluarte, donde se encuentran dos cañones del siglo XVIII y un monolito en honor de quienes erigieron el Baluarte en 1588. También se puede acceder por un paseo a la Capilla de la Atalaya, fundada por el Gremio de Maríneria y Comercio en honor a Ntra. Sra. de la Atalaya, cuya imagen apareció un día flotando en los alrededores. Cercano al puerto está el Mirador de la Riva, donde se hace una recreación de la caza de la ballena y donde puede verse el primer contrato ballenero del que se tiene conocimiento.


Luarca

Luarca fue un importante enclave ballenero durante siglos, ya por la Edad Media fue también un importante puerto comercial. Años más tarde algunos de sus habitantes se fueron al Nuevo Mundo, regresando con importantes fortunas, aún se conservan mansiones de Indianos en la villa. En ella también han tenido su residencia célebres personajes, entre ellos el Premio Nobel Severo Ochoa. Es conocida como la Villa Blanca de la Costa Verde, el casco antiguo acoge varios barrios de origen medieval como los de "La Pescadería", "La Carril" y "El Camboral", que rodean el puerto y la Iglesia como si fuera un anfiteatro. De un lado al otro de la villa la atraviesan hasta siete puentes, de uno de ellos trata la siguiente historia:

En la Edad Media surcaban el Mar Cantábrico una serie de flotas de piratas, que tenían atemorizados a todos los pueblos costeros. El principal pirata era un moro llamado Cambaral, muy conocido por su gran crueldad... tomaba naves, robaba, torturaba, mataba y raptaba a bellas doncellas para luego venderlas. El señor de la fortaleza de Luarca decidió tenderle una emboscada haciéndose pasar por pescadores. Los piratas picaron el anzuelo, Cambaral fue hecho prisionero y conducido a la fortaleza de La Atalaya y allí encerrado en las mazmorras. La hija del señor, de buen corazón, pidió permiso para curarle las heridas y entonces surgió entre ellos el poderoso influjo del amor. Decidieron fugarse, pero en el último momento el padre de la doncella les sorprendió en el puerto. Viendo imposible la huida se abrazaron y besaron como si fuera su último beso. El señor, incapaz de soportar tal traición, desenvainó la espada y les cortó de un solo tajo ambas cabezas, mientras sus cuerpos continuaban abrazados.

Tiempo después en ese lugar se levantó el Puente del Beso y el barrio de pescadores de Luarca lleva el nombre de Cambaral en honor a la leyenda.



Tapia de Casariego

Está situado junto a la Ría del Eo y muy próximo a Luarca y Ribadeo, es un destino turístico importante, con la belleza de su puerto de mar y sus playas... una de las zonas más visitadas del occidente asturiano. Este concejo se divide en cuatro parroquias: Tapia de Casariego, la capital; Campos y Salave; La Roda y Serantes. Entre sus edificios más destacados se hallan: la Iglesia Parroquial de la capital, fundada en 1898, de estilo neogótico; el Palacio de Campos, del siglo XV; el Palacio de los Nogueiras en Serantes, antiguo caserón blasonado; la Plaza de la Constitución, con el Ayuntamiento, el Instituto y las Escuelas, construidos entre 1860 y 1864. Esta localidad es mundialmente conocida por el Campeonato Europeo de Surf, que todos los años durante la Semana Santa se celebra en ella, donde se reúnen los surfistas más destacados del circuito europeo.



Vegadeo

Su nombre original, tanto del concejo como de su capital, era "Veiga de Ribadeo", oficialmente transformado en Vegadeo a comienzos del siglo XX. Como el resto del concejo de Castropol, perteneció al Arcedianato de Ribadeo. Está situado a orillas del Rio Suarón e inmediato a la desembocadura de éste en la Ría del Eo. Entre sus edificios más importantes se encuentran: la Iglesia Parroquial del siglo XIX; el Ayuntamiento, ubicado fuera del casco antiguo junto al Parque Medal, la torre y el reloj se añadieron en 1888, delante de él hay una fuente con una escultura de la Diosa Ceres (divinidad de la agricultura); la Plaza del Medal, donde se encuentran la estatua de Venus Algálica y el Quiosco de la Música de 1903, construido gracias a los ingresos de la población Indiana.


Alejándonos de la costa y encaminándonos hacia el sur de la provincia nos encontramos en la montaña con dos preciosos pueblos:


Tineo

Tineo, capital del concejo, ya era muy importante durante el imperio romano, pero cuando adquirió un mayor auge fue entre los siglos XII y XV. Durante esta época Alfonso IX le otorgó la Carta Puebla, instituyéndolo así como paso obligatorio de la Ruta Jacobea.

Entre los lugares más destacados de esta villa se encuentran: el Barrio de Cimadevilla, en el que aún se conserva el ambiente rural y ganadero del viejo Tineo; la Calle Mayor, que fue el eje principal de la villa durante la época medieval y renacentista. En ella se encuentran los restos del antiguo Hospital de Peregrinos "Mater Christi", donde se alojaban mendigos, pobres y caminantes, estaba vinculado a la Orden del Temple. Durante las primeras décadas del siglo XX sirvió de escenario a una compañía local de teatro; el Palacio de los García de Tineo, la que es hoy Casa Municipal de Cultura, fue una de las más importantes casas nobiliarias del concejo; la Plaza de las Campas, donde existió una fortaleza y una muralla medievales, fueron destruidas para facilitar el ensanche de la villa. En esta plaza tuvo lugar en 1899 el último ajusticiamiento público a garrote vil de la historia de España; la Ermita y el Campo de San Roque, en plena ruta Jacobea, construida en el siglo XIV, cuenta la leyenda que fue el propio santo quién la construyó. Junto a la capilla se encuentra la Fuente de las Musas, en la que saciaron su sed los peregrinos durante siglos y en la que se dice que se esconden las Xanas.



Taramundi

En el siglo XVI Taramundi consiguió su independencia de Castropol, para celebrarlo plantó un roble en la plaza, que después fue conocido como "Carbayo de Poyo", bajo el cual se impartía Justicia. En el siglo XVIII la industria impulsó fuertemente su economía, llegando a tener hasta ocho fábricas. En la actualidad, su principal fuente de ingresos es la artesanía, con sus famosos cuchillos y navajas; el turismo rural cada vez en más auge y también la práctica del senderismo con varias rutas a realizar: Ruta de los Molinos, Ruta de los Ferreiros, Ruta del Ouroso, Ruta del Agua, Ruta Os Teixois. Hay que destacar también la artesanía del telar, ya que cuenta con una Escuela del Telar Tradicional y artesanas que fabrican tapices, alfombras y diversas piezas realizadas con técnicas y teñidos tradicionales.

La Consejería de Industria, Comercio y Turismo, a propuesta del Consejo de Artesanía, le otorgó la declaración de Zona de Interés Artesanal, fue el primer municipio de Asturias junto con la Comarca de la Sidra, en obtener la citada declaración, que distingue a aquellas comarcas que se destaquen por la existencia de un artesanado activo y homogéneo o las que cuenten con una reconocida tradición.

Llegamos al suroccidente de la región y nos encontramos con el concejo más extenso de Asturias:



Cangas del Narcea

No es solo el concejo más extenso de Asturias, sino que es también uno de los más grandes de España. El pico más alto del concejo es el Cueto de Arbas de 2007m. en el Puerto de Leitariegos.

Su singular Patrimonio Ecológico, con especies de animales protegidos como el Oso Pardo, la Nutria o el Urogallo y espacios naturales como la Reserva Natural de Muniellos o el Parque Natural de Fuentes del Narcea.

Su Patrimonio Artístico nos lleva a admirar los siguientes monumentos: el Monasterio de San Juan Bautista de Corias del siglo XI que aún conserva vestigios de su primitiva construcción; la Basílica de Sta. María Magdalena, declarada Monumento Histórico Artístico de la Arquitectura Barroca; la Capilla del Carmen, que alberga la imagen de la patrona de la villa; el Santuario de Ntra. Sra. del Acebo del siglo XVI, es un concurrido centro de peregrinación mariana de toda la región y al que se le atribuyen hechos prodigiosos. Existe un área recreativa en la que se puede disfrutar de un bello paisaje; el Palacio de los Condes de Toreno de 1701, declarado Monumento Histórico Artístico, sede del Ayuntamiento y de la Casa de Cultura.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Vaya trabajo más bien hecho!... a eso no se le puede llamar "coser y cantar"... Dominique

Eva Barrio dijo...

¡Qué recuerdos me ha traído de mi tierra leer esto! Me encanta el trabajo que estás haciendo :-D